Pro­yec­to de la Aso­cia­ción “Infor­ma­ción Spets­naz”
Preám­bu­lo

Tenien­do en cuen­ta la impor­tan­cia del espa­cio de infor­ma­ción para la rea­li­za­ción de los obje­ti­vos de la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das (en ade­lan­te — la ONU), tenien­do en cuen­ta la reso­lu­ción de la Asam­blea Gene­ral de la ONU A / RES / 65/41 de 8 de diciem­bre de 2010 “Los avan­ces en el cam­po de la infor­ma­ción y la comu­ni­ca­ción en el con­tex­to de la segu­ri­dad inter­na­cio­nal” Han acor­da­do lo siguien­te:

1.El obje­ti­vo de esta Car­ta es con­tra­rres­tar el uso de las tec­no­lo­gías de la infor­ma­ción para la vio­la­ción de la paz y la segu­ri­dad inter­na­cio­na­les, la crea­ción de un espa­cio inter­na­cio­nal de infor­ma­ción carac­te­ri­za­do por la paz, la coope­ra­ción y la armo­nía.

2. Como prin­ci­pa­les ame­na­zas en el espa­cio inter­na­cio­nal de infor­ma­ción, que con­du­cen a la vio­la­ción de la paz y la segu­ri­dad inter­na­cio­na­les, se con­si­de­ran las siguien­tes:

1) uso de tec­no­lo­gías de la infor­ma­ción y medios para lle­var a cabo actos hos­ti­les y actos de agre­sión, inclu­yen­do el uso de medios glo­ba­les y redes socia­les;
2) accio­nes en el espa­cio de infor­ma­ción inter­na­cio­nal con el fin de soca­var los sis­te­mas mili­ta­res-polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos, finan­cie­ros y socia­les de otro esta­do, la infor­ma­ción externo nega­ti­vo y el impac­to psi­co­ló­gi­co en la pobla­ción, inclu­yen­do el uso de medios glo­ba­les y medios de comu­ni­ca­ción social;
3) uso del espa­cio de infor­ma­ción inter­na­cio­nal por par­te de estruc­tu­ras esta­ta­les y no esta­ta­les, orga­ni­za­cio­nes, gru­pos e indi­vi­duos con fines terro­ris­tas y otros fines delic­ti­vos;
4) la pro­pa­ga­ción trans­fron­te­ri­za de infor­ma­ción fal­sa y la lla­ma­da “web de phis­hing” de la infor­ma­ción, en con­tra de los prin­ci­pios y nor­mas del dere­cho inter­na­cio­nal y la legis­la­ción nacio­nal del Esta­do;
5) el uso de medios glo­ba­les y las redes socia­les para difun­dir infor­ma­ción, inci­tar a la ene­mis­tad inter­ét­ni­ca, inter­ra­cial e inter­re­li­gio­so, mate­ria­les, imá­ge­nes o cual­quier otra repre­sen­ta­ción de ideas o teo­rías, que los defen­so­res, pro­mue­va o inci­te al odio, la dis­cri­mi­na­ción o la vio­len­cia con­tra cual­quier indi­vi­duo o gru­po de indi­vi­duos, si, como pre­tex­to, se uti­li­zan fac­to­res basa­dos ​​en la raza, el color de la piel, el ori­gen nacio­nal o étni­co y la reli­gión;
6) el mane­jo del flu­jo de infor­ma­ción en el espa­cio de infor­ma­ción de otros Esta­dos, la des­in­for­ma­ción y la ocul­ta­ción de la infor­ma­ción para dis­tor­sio­nar el ambien­te psi­co­ló­gi­co y espi­ri­tual de la socie­dad, la ero­sión de los valo­res cul­tu­ra­les, espi­ri­tua­les y mora­les, éti­cos y esté­ti­cos tra­di­cio­na­les.

3. La acti­vi­dad de cada esta­do miem­bro de la ONU y de los medios glo­ba­les en el espa­cio inter­na­cio­nal de infor­ma­ción debe basar­se en cin­co prin­ci­pios bási­cos:

1) Diá­lo­go de civi­li­za­cio­nes.

2) Amis­tad de los pue­blos.

3) Bue­nas obras.

4) Sobe­ra­nía espi­ri­tual.

5) Dig­ni­dad del indi­vi­duo y la gen­te.

4. La ONU los Esta­dos par­ti­ci­pan­tes a resol­ver los con­flic­tos en el espa­cio inter­na­cio­nal de la infor­ma­ción, prin­ci­pal­men­te median­te nego­cia­ción u otros medios pací­fi­cos de su elec­ción con el fin de no poner en peli­gro la paz y la segu­ri­dad inter­na­cio­na­les.

5. Con el fin de con­tra­rres­tar el uso del espa­cio de infor­ma­ción inter­na­cio­nal con fines terro­ris­tas, los esta­dos miem­bros de la ONU:

1) tomar medi­das para con­tra­rres­tar el uso del espa­cio inter­na­cio­nal de infor­ma­ción con fines terro­ris­tas y reco­no­cer para ello la nece­si­dad de una acción con­jun­ta y deci­si­va;
2) bus­ca­rá desa­rro­llar enfo­ques comu­nes para dete­ner el fun­cio­na­mien­to de los medios mun­dia­les y los recur­sos de Inter­net que pro­mue­ven las acti­vi­da­des terro­ris­tas.

6. Cada Esta­do Par­te en la pre­sen­te Car­ta se com­pro­me­te a no ayu­dar, alen­tar o en con­tra de las accio­nes del terro­ris­mo inter­na­cio­nal de la infor­ma­ción, inclu­yen­do la cam­pa­ña de des­in­for­ma­ción, uti­li­zan­do los medios glo­ba­les y las redes socia­les.

7. Los Esta­dos Par­tes en la pre­sen­te Car­ta se com­pro­me­ten a coope­rar en el cam­po de los inci­den­tes infor­ma­ti­vos infor­man­do y acla­ran­do un cen­tro espe­cial de aná­li­sis estra­té­gi­co de infor­ma­ción para com­ba­tir el terro­ris­mo en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU.
“Inci­den­te de infor­ma­ción” sig­ni­fi­ca el impac­to no inten­cio­nal del esta­do en el entorno de infor­ma­ción de la socie­dad del esta­do par­te de esta Car­ta, que ha teni­do con­se­cuen­cias nega­ti­vas.