Igor Panarin: “En octubre de 1917, funcionó el escenario de respaldo para salvar el país”

Cono­ci­do poli­tó­lo­go sobre cómo los gene­ra­les reales hicie­ron la revo­lu­ción pro­le­ta­ria de los 17 años y por qué el ver­da­de­ro nom­bre de Sta­lin es Prz­he­valsky.

La cap­tu­ra de correo y telé­gra­fo en el revo­lu­cio­na­rio Petro­gra­do no fue orga­ni­za­da por Lenin, sino por el gene­ral Pota­pov jun­to con Sta­lin y Dzerz­hinsky, dijo Igor Pana­rin, pro­fe­sor y jefe de la aso­cia­ción InfoS­pets­naz. Su ver­sión de cómo los gene­ra­les zaris­tas patrió­ti­cos toma­ron el poder de Kerensky y lo trans­fi­rió al II Con­gre­so de los Soviets, fue Trotsky, un agen­te del MI6, quien detu­vo el movi­mien­to blan­co masó­ni­co y cuál es el secre­to del naci­mien­to de Sta­lin, dijo Pana­rin en una entre­vis­ta con BUSINESS Onli­ne.

Igor Panarin cuenta cómo los generales zaristas hicieron la 17ª revolución proletaria.PRZHEVALSKY Y STALIN ERA SOLO UNA MEMORIA FENOMENAL

- Igor Niko­lae­vich, hoy es el 101 aniver­sa­rio de la Gran Revo­lu­ción de Octu­bre. Más recien­te­men­te, pre­sen­tó su visión de las cau­sas y los meca­nis­mos ocul­tos de 1917, don­de men­cio­nó que la revo­lu­ción de octu­bre podría haber­se orga­ni­za­do con la ayu­da de gene­ra­les patrió­ti­cos. En este caso, par­ti­mos de la supo­si­ción de que Joseph Sta­lin era el hijo ile­gí­ti­mo del via­je­ro Niko­lai Prz­he­valsky. ¿Cuál es la base de una hipó­te­sis tan audaz?

- Por pri­me­ra vez sobre el sor­pren­den­te pare­ci­do de Joseph Sta­lin y Niko­lai Prz­he­valsky, tuve la opor­tu­ni­dad de pen­sar hace unos años en San Peters­bur­go. Pasé por el monu­men­to a él, que está ins­ta­la­do en el Jar­dín Ale­xan­der.Una pare­ja de 40 años casa­da cami­na­ba detrás de mí, en apa­rien­cia, los turis­tas, y escu­ché a mi espo­sa decir­le a mi espo­so: “¡Oh, mira, le pusie­ron un monu­men­to a Sta­lin!” Me diri­gí a ellos y les dije: “Esto no es Sta­lin”. “¿Y quién?” Se sor­pren­die­ron. “Prz­he­valsky”.

Pero recuer­do que me sor­pren­dió la seme­jan­za difí­cil­men­te expli­ca­ble del gran via­je­ro con el “líder de las nacio­nes”: el mis­mo per­fil reco­no­ci­ble, bigo­tes exu­be­ran­tes, hom­bros esti­ra­dos libre­men­te con cha­rre­te­ras gene­ra­les, que, vis­tos des­de lejos, pue­den con­fun­dir­se con cha­que­tas gene­ra­les. Por supues­to, no hay evi­den­cia docu­men­tal de la rela­ción de san­gre entre Prz­he­valsky y Sta­lin. No se ha con­ser­va­do nin­gu­na infor­ma­ción de archi­vo con sellos … Sin embar­go, cuan­do me intere­sé en este tema, reci­bí infor­ma­ción de una per­so­na en la que con­fío: que Niko­lai Mik­hai­lo­vich Prz­he­valsky real­men­te des­can­só en Gori a prin­ci­pios de la pri­ma­ve­ra de 1878 y se detu­vo a des­can­sar allí. don­de Eka­te­ri­na Gelad­ze, la futu­ra madre de Sta­lin, sir­vió de sir­vien­ta. Sin embar­go, las dispu­tas sobre dón­de Prz­he­valsky podría des­can­sar en este inter­va­lo de tiem­po (invierno-pri­ma­ve­ra de 1878) aún con­ti­núan, pero Gori es uno de los luga­res supues­tos. ¿Y por qué enton­ces no per­mi­tir que la famo­sa cien­tí­fi­ca, que poseía un aspec­to mas­cu­lino caris­má­ti­co y atrac­ti­vo, pudie­ra dejar­se lle­var por la aún joven Eka­te­ri­na Gelad­ze, de 20 años?

Recor­de­mos quién es Prze­wals­ki. No solo es un inves­ti­ga­dor y des­cu­bri­dor, tam­bién es un des­ta­ca­do ofi­cial de inte­li­gen­cia ruso, el mayor gene­ral del Esta­do Mayor ruso, que repe­ti­da­men­te ha lle­va­do a cabo deli­ca­das ins­truc­cio­nes del gobierno. Al mis­mo tiem­po, en sus arries­ga­das expe­di­cio­nes a Asia Cen­tral, nadie murió, lo que es abso­lu­ta­men­te úni­co en la his­to­ria de los gran­des des­cu­bri­mien­tos geo­grá­fi­cos.

Otro deta­lle carac­te­rís­ti­co: tan­to Prz­he­valsky como Sta­lin tenían una memo­ria feno­me­nal. Joseph Vis­sa­rio­no­vich, sin lugar a dudas, cono­cía los nom­bres, nom­bres y nom­bres patro­ní­mi­cos de todos los coman­dan­tes de sus divi­sio­nes, y había unos 2,000 de ellos en la Gran Gue­rra Patrió­ti­ca. En cuan­to a Niko­lai Mik­hai­lo­vich, él, como ofi­cial de inte­li­gen­cia glo­bal, sim­ple­men­te tenía que guar­dar mucha infor­ma­ción en su cabe­za, por­que duran­te sus movi­mien­tos en Asia Cen­tral, no todo podía tomar­se en un lápiz. Entien­des que no todo se podía arre­glar en un papel, era nece­sa­rio memo­ri­zar­lo y solo así recu­pe­rar­lo.

El ter­cer pun­to: estu­dié el camino de la vida del futu­ro líder de los pue­blos y lle­gué a la con­clu­sión de que si se le per­mi­tie­ra fluir a su des­tino, sin el apo­yo de cier­tas fuer­zas sería poco pro­ba­ble que Sta­lin se con­vir­tie­ra en Sta­lin. Si, sin embar­go, para acep­tar mi con­cep­to, enton­ces todo en la vida de esta per­so­na inusual de algu­na mane­ra se des­com­po­ne en los estan­tes y se vuel­ve extre­ma­da­men­te cla­ro.

Recuer­do cómo en la Unión Sovié­ti­ca leí las mara­vi­llo­sas memo­rias del tenien­te gene­ral Ale­xei Igna­tiev, “Cin­cuen­ta años en las filas”. Esta­ba lejos de pen­sar que Sta­lin podría ser el hijo de Prz­he­valsky, pero ya me impre­sio­nó cómo un bri­llan­te aris­tó­cra­ta, un hom­bre que per­te­ne­cía a una de las prin­ci­pa­les fami­lias prin­ci­pes­cas de la Rusia impe­rial, Igna­tiev, y su her­mano, en el futu­ro, for­ma­ron la base de la inte­li­gen­cia per­so­nal de Sta­lin. . Por que Recor­de­mos que su padre, Ale­xey Pavlo­vich Igna­tiev, fue el gober­na­dor y al mis­mo tiem­po se adhi­rió a los pun­tos de vis­ta de extre­ma dere­cha. Y su tío, Niko­lai Pavlo­vich Igna­tiev, quien sin un solo dis­pa­ro ató las vas­tas tie­rras del Lejano Orien­te al impe­rio, fue minis­tro de asun­tos inter­nos del impe­rio y, de hecho, uno de los fun­da­do­res de la “escua­dra sagra­da”, una estruc­tu­ra monár­qui­ca secre­ta, orga­ni­za­da poco des­pués del ase­si­na­to del empe­ra­dor Ale­jan­dro II en 1881. Para com­ba­tir el terror revo­lu­cio­na­rio. Sus sobri­nos, a quie­nes ya he men­cio­na­do, se con­vir­tie­ron en resi­den­tes cla­ve de la inte­li­gen­cia mili­tar rusa en París y Ber­na y brin­da­ron un tre­men­do apo­yo a Sta­lin. Uno no pue­de evi­tar pre­gun­tar sobre la exis­ten­cia de algu­nas nue­vas líneas de inter­ac­ción tan­to en la vida de Igna­tiev como en la de Joseph Vis­sa­rio­no­vich, que no cono­ce­mos y que no son visi­bles en la super­fi­cie.

Si asu­mi­mos que la ver­sión del ori­gen de Sta­lin no es com­ple­ta­men­te infun­da­da, enton­ces la ima­gen se suma y todos los deta­lles encuen­tran sus rom­pe­ca­be­zas: febre­ro y octu­bre de 1917, más even­tos e inclu­so el due­lo de Allen Dulles en Ber­na . ) con Stir­litz ( even­tos rela­cio­na­dos con nego­cia­cio­nes secre­tas entre el repre­sen­tan­te de los “alia­dos” Dulles y los ran­gos más altos de la SS, for­ma­ron la base de “Seven­teen Moments of Spring, — ed. ). Por cier­to, hay una ver­sión de que Stir­litz es una ima­gen colec­ti­va de los her­ma­nos Igna­tiev y su resi­den­cia, que se creó en Euro­pa y fun­cio­nó de mane­ra bri­llan­te en Sui­za. Solo un núme­ro limi­ta­do de per­so­nas podía admi­nis­trar esta resi­den­cia, esta ha sido la cos­tum­bre des­de fina­les del siglo XIX. En cier­to momen­to, la cla­ve de la resi­den­cia euro­pea fue entre­ga­da a Sta­lin, por­que, des­de mi pun­to de vis­ta, era el hijo de un des­ta­ca­do ofi­cial de inte­li­gen­cia Prze­wals­ki, que esta­ba entre los otros dig­na­ta­rios en el Escua­drón Sagra­do.

Enton­ces, en todo esto, las razo­nes del éxi­to de Sta­lin en 1917 y en su lucha con Leon Trotsky (Ley­boy Brons­tein), quien fue reclu­ta­do por la inte­li­gen­cia bri­tá­ni­ca MI-6 inclu­so cuan­do esta­ba en los Esta­dos Uni­dos. Nadie, ni Vla­di­mir Lenin, ni otros revo­lu­cio­na­rios famo­sos, tuvo un apo­yo tan pode­ro­so como Joseph Vis­sa­rio­no­vich.

 Recuer­do que me sor­pren­dió esta seme­jan­za difí­cil de expli­car de un gran via­je­ro al” líder de las nacio­nes “: el mis­mo per­fil reco­no­ci­ble, bigo­tes exu­be­ran­tes, hom­bros libres.

 DENTRO DE LA EXPLORACIÓN MILITAR Y DENTRO DE LA MIA UN GRUPO DE PATRIOTS-PROFESIONALES FORMADOS

- Si Sta­lin era cons­cien­te de su ori­gen, ¿por qué lo escon­dió? Entre los revo­lu­cio­na­rios bol­che­vi­ques, la san­gre noble no se con­si­de­ra­ba ver­gon­zo­sa: Lenin, Chi­che­rin, Zhda­nov, Dzerz­hinsky y Malen­kov, etc., per­te­ne­cían a una cla­se noble.

- Creo que este es el segun­do o ter­cer nivel de pro­fun­di­dad. Des­pués de 1905 que­dó cla­ro que el país se esta­ba movien­do hacia cam­bios radi­ca­les. En este sen­ti­do, me pare­ce, una línea de dupli­ca­ción del impe­rio comen­zó a ali­near­se, pero lite­ral­men­te algu­nas per­so­nas se dedi­ca­ron a estos pro­ce­sos. El pro­pio Sta­lin se dedi­có solo hacia 1912. Este es mi pun­to, pue­des dis­cu­tir con eso. Es posi­ble que has­ta 1912 tuvie­ra algu­na infor­ma­ción, pero no tenía una ima­gen com­ple­ta. No se sin­tió atraí­do, se cui­dó de no “ilu­mi­nar­se” antes de los tiem­pos. Pero recuer­de que hubo pre­dic­cio­nes de viden­tes que advir­tie­ron que 36 años des­pués de 1881, podrían ocu­rrir even­tos catas­tró­fi­cos en Rusia ( según los ciclos his­tó­ri­cos de 36 años regis­tra­dos en la his­to­ria rusa des­de la muer­te del rey refor­ma­dor: 1881, 1917, 1953, 1989). — Ed. ). Por lo tan­to, no solo bri­tá­ni­cos, alba­ñi­les y públi­co simi­lar se pre­pa­ra­ron con anti­ci­pa­ción para el ruso de 1917, sino que, como creo, dos estruc­tu­ras patrió­ti­cas den­tro del Impe­rio ruso. Pre­pa­ra­ron su pro­pio cur­so de acción, que fun­cio­nó en octu­bre de 1917.

- Hablan­do de las “dos estruc­tu­ras patrió­ti­cas”, ¿nos refe­ri­mos ante todo al cuer­po de inte­li­gen­cia mili­tar?

- Sí, inte­li­gen­cia mili­tar, pero no solo. En el pasa­do, tuve una expe­rien­cia intere­san­te: ense­ñé cua­tro años en la Aca­de­mia de Admi­nis­tra­ción del Minis­te­rio del Inte­rior a la admi­nis­tra­ción supe­rior y la reser­va de per­so­nal del minis­tro. Para hacer que mis con­fe­ren­cias parez­can más intere­san­tes, tra­té de estu­diar lo más posi­ble las obras y los mate­ria­les sobre las acti­vi­da­des pre-revo­lu­cio­na­rias del Minis­te­rio del Inte­rior en el Impe­rio ruso. El hecho es que esas estruc­tu­ras que aho­ra se lla­man FSB, FSO, etc., for­ma­ban par­te del Minis­te­rio del Inte­rior zaris­ta en ese momen­to. En el mis­mo lugar, había una inte­li­gen­cia ofen­si­va, que se lla­ma­ba así. Cuan­do en 1906 Peter Stoly­pin (por cier­to, tam­bién per­te­ne­cía al “Escua­drón Sagra­do”) se con­vir­tió en Minis­tro del Inte­rior, orde­nó al ser­vi­cio de inte­li­gen­cia extran­je­ra que ave­ri­gua­ra cuá­les eran las fuen­tes exter­nas de la Pri­me­ra Revo­lu­ción Rusa. La con­clu­sión prin­ci­pal que se hizo a par­tir de esta inves­ti­ga­ción: los alba­ñi­les pro­por­cio­na­ron la mayo­ría de los fon­dos para la revo­lu­ción. Por lo que pue­do decir, en este momen­to, un gru­po de patrio­tas pro­fe­sio­na­les for­ma­dos en inte­li­gen­cia mili­tar y den­tro del Minis­te­rio del Inte­rior esta­ban preo­cu­pa­dos por el des­tino del impe­rio. Fue­ron ellos quie­nes cons­tru­ye­ron el mode­lo de acción en una situa­ción de cri­sis. Todos recor­da­mos que en el Depar­ta­men­to de Segu­ri­dad (una estruc­tu­ra den­tro del Minis­te­rio del Inte­rior, que esta­ba a car­go de la inves­ti­ga­ción polí­ti­ca — ed. ), Se hicie­ron inten­tos para tomar el con­trol del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio. Pero el énfa­sis prin­ci­pal seguía sien­do el desa­rro­llo de su pro­pio esce­na­rio en caso de una cri­sis y el colap­so del impe­rio. Lo prin­ci­pal — en nin­gún caso este esce­na­rio debe “bri­llar”.

- ¿Se dedi­có Stoly­pin a esto?

¿Por qué crees que fue ase­si­na­do?” El tenien­te coro­nel Georgy Metz de Gen­dar­me resu­mió todos los datos de inte­li­gen­cia, inte­li­gen­cia y resi­den­cia euro­pea. Sobre esta base, se pre­pa­ró un infor­me para el empe­ra­dor Nico­lás II .El estu­dio de Metz se lla­mó “Sobre la esen­cia y los obje­ti­vos de la Socie­dad Mun­dial de Frank-Masons”. Ade­más del tenien­te coro­nel, Rataev, jefe del cor­dón de inte­li­gen­cia, par­ti­ci­pó acti­va­men­te en la reco­pi­la­ción de infor­ma­ción para el infor­me ( pre­pa­ró una nota por sepa­ra­do en la que notó “el serio sig­ni­fi­ca­do anti­es­ta­tal de la reac­ti­va­ción de la maso­ne­ría en Rusia y la nece­si­dad de una lucha espe­cial con­tra él” , ed. ). Se supo­nía que el gol­pe prin­ci­pal a la cade­na masó­ni­ca, tan­to exter­na como inter­na, se iba a infli­gir en 1911. El rey se fue de vaca­cio­nes a Cri­mea, y Stoly­pin, que ya era pri­mer minis­tro, le infor­mó que el docu­men­to rele­van­te esta­ba lis­to y que era nece­sa­rio tomar medi­das. Nico­lás II dio su con­sen­ti­mien­to pre­vio a esto, pero pidió que espe­ra­ra su regre­so de Cri­mea: dicen, enton­ces comen­za­re­mos.

Per­mí­ta­me recor­dar­le que Pyotr Arkad­ye­vich Stoly­pin fue ase­si­na­do en Kiev, cuan­do el rey y su fami­lia regre­sa­ron de Cri­mea y asis­tie­ron a las cele­bra­cio­nes de la inau­gu­ra­ción del monu­men­to en Ale­jan­dro II . En prin­ci­pio, podrían haber mata­do al sobe­rano, pero fue Stoly­pin quien, según la leyen­da, que ya esta­ba gra­ve­men­te heri­do, cru­zó a Nico­lás IIen la caja y dijo que esta­ba “feliz de morir por el rey”. Unos días más tar­de, el pri­mer minis­tro real falle­ció. Así, los maso­nes y los bri­tá­ni­cos blo­quea­ron la línea de inves­ti­ga­ción empren­di­da por Metz y Rata­yev. Pos­te­rior­men­te, prác­ti­ca­men­te todos los ofi­cia­les y gene­ra­les invo­lu­cra­dos en ella fue­ron reti­ra­dos gra­dual­men­te del sis­te­ma del Minis­te­rio del Inte­rior. Pero el últi­mo que tuvo que ver con la his­to­ria de la muer­te del pri­mer minis­tro zaris­ta fue con­de­na­do por Sta­lin en 1937 como enemi­go del pue­blo, pero de hecho por par­ti­ci­par en la orga­ni­za­ción del ase­si­na­to de Stoly­pin.

Debi­do a la inter­ac­ción de la inte­li­gen­cia ofen­si­va con la inte­li­gen­cia mili­tar rusa, se for­mó una espe­cie de sín­te­sis de infor­ma­ción entran­te, per­so­nal y per­so­nas. Pro­por­cio­na­ron un esce­na­rio de res­pal­do para sal­var el país. Una línea tra­ba­jó para ven­cer la resis­ten­cia inter­na en el impe­rio y para hacer que el rey sea más deci­di­do. Pero el empe­ra­dor no fue muy deci­si­vo, por lo que la segun­da línea entró en vigor.

 Sí, en Mos­cú, el Krem­lin se apo­de­ró de los cade­tes y dis­pa­ró armas de fue­go, pero recal­co que en el 95 por cien­to de las gran­des ciu­da­des todo fue muy pací­fi­co”

Foto: Yakov Vla­di­mi­ro­vich Stein­berg, revis­ta Our Heri­ta­ge, 1988; La gran revo­lu­ción rusa de 1917 — Pg., 1917. Domi­nio públi­co, commons.wikimedia.org

 EN 89 DE 97 PRINCIPALES CIUDADES DE RUSIA, LAS AUTORIDADES PASARON A BOLSHEVIKS SIN UN SOLO SHOT

- ¿Crees que en febre­ro de 1917 los alba­ñi­les toma­ron el poder en Rusia? Pero un núme­ro con­si­de­ra­ble de miem­bros del Gobierno Pro­vi­sio­nal ni siquie­ra ocul­ta­ron su per­te­nen­cia a las logias masó­ni­cas: ni Kerensky, ni Mili­ukov, ni el prín­ci­pe Lvov. Si la maso­ne­ría era una estruc­tu­ra glo­bal, cuyo alcan­ce iba más allá de las fron­te­ras del Impe­rio ruso, ¿cómo podrían dos peque­ñas orga­ni­za­cio­nes patrió­ti­cas, aun­que conec­ta­das con la inte­li­gen­cia, lograr bur­lar­lo?

- Creo que este es uno de los secre­tos glo­ba­les, que, has­ta el final, nun­ca se pue­de des­en­tra­ñar. Cuan­do estu­dia­mos en la escue­la sovié­ti­ca, nos con­ta­ron sobre el genio Lenin, que en la noche del 25 de octu­bre de 1917 se apo­de­ró del correo y los telé­gra­fos. ¿Pero era Lenin, que aca­ba­ba de regre­sar a Petro­gra­do de Fin­lan­dia, capaz de esto? Por cier­to, este año cele­bra­mos el cen­te­na­rio de la Direc­ción Gene­ral de Inte­li­gen­cia (GRU). Pero no sur­gió de la nada. Mi ver­sión es que del 24 al 25 de octu­bre, des­ta­ca­men­tos espe­cia­les de fuer­zas ope­ra­ban en la capi­tal del Impe­rio ruso, que lue­go reci­bi­ría los nom­bres del GRU. Y lue­go fue una inte­li­gen­cia mili­tar diri­gi­da por el gene­ral Niko­lai Pota­pov.Des­pués de todo, alguien tenía que pre­pa­rar todo, y Pota­pov, como un ofi­cial de inte­li­gen­cia ruso con expe­rien­cia, emplea­do del depar­ta­men­to prin­ci­pal del Esta­do Mayor, era ideal para este rol. En cuan­to a Lenin, no par­ti­ci­pó en abso­lu­to en la pre­pa­ra­ción de estas reda­das. Al prin­ci­pio estu­vo en Raz­liv, lue­go se mudó a Hel­sing­fors ( moderno Hel­sin­ki - ed.), Des­de allí, a Vyborg. Las deci­sio­nes polí­ti­co-mili­ta­res fue­ron toma­das prin­ci­pal­men­te por Sta­lin y Félix Dzerz­hinsky. Felix Edmun­do­vich duran­te estos perío­dos de tiem­po gene­ral­men­te pre­fe­ría actuar en con­jun­to con Sta­lin.

En el verano de 1918, una cons­pi­ra­ción bri­tá­ni­ca fue expues­ta en Mos­cú (el lla­ma­do caso Lock­hart, como resul­ta­do de lo cual el jefe de la misión bri­tá­ni­ca, Robert Lock­hart, fue dete­ni­do y expul­sa­do de la RSFSR jun­to con el famo­so ofi­cial de inte­li­gen­cia Syd­ney Reilly y otros; como los perió­di­cos sovié­ti­cos escri­bie­ron sobre la épo­ca, la cons­pi­ra­ción fue eli­mi­na­da. , lide­ra­do por diplo­má­ti­cos bri­tá­ni­co-fran­ce­ses, des­ti­na­do a orga­ni­zar la incau­ta­ción, con la ayu­da de sobor­nar a las tro­pas sovié­ti­cas, al Con­se­jo de Comi­sa­rios del Pue­blo y la pro­cla­ma­ción de una dic­ta­du­ra mili­tar en Mos­cú ” ( ed. ). Todo se expli­có de mane­ra sim­ple: cuan­do los bri­tá­ni­cos se die­ron cuen­ta de que habían sido gol­pea­dos, comen­za­ron a des­ple­gar la Gue­rra Civil en Rusia, con la ayu­da de Fanny Kaplan, inten­ta­ron eli­mi­nar a Lenin y poner a su agen­te Trotsky en su lugar. Así, deci­die­ron tomar el con­trol com­ple­to de la situa­ción nue­va­men­te, como lo hizo en febre­ro de 1917, cuan­do el emba­ja­dor bri­tá­ni­co Geor­ge Bucha­nan no dudó en dar direc­ti­vas al “Anglo­man” y miem­bro del Gobierno Pro­vi­sio­nal, Pavel Mil­yu­kov. Sin embar­go, un gru­po de Sta­lin — Dzerz­hinsky no les dio la opor­tu­ni­dad de rea­li­zar sus inten­cio­nes.

¿Cómo con­se­guis­te ven­cer a los bri­tá­ni­cos? Este sigue sien­do uno de los secre­tos his­tó­ri­cos. El pro­pio guión en octu­bre de 1917 les sor­pren­dió por com­ple­to. Bas­ta con decir que en 89 de las 97 ciu­da­des prin­ci­pa­les de Rusia, el poder pasó a los bol­che­vi­ques sin un solo dis­pa­ro. Sí, en Mos­cú, el Krem­lin se apo­de­ró de los cade­tes y dis­pa­ró armas, pero recal­co que en el 95 por cien­to de las gran­des ciu­da­des todo fue muy pací­fi­co. En San Peters­bur­go, según algu­nas fuen­tes, todo se limi­tó a solo 6 heri­dos, que no se subie­ron a la red del Pala­cio de Invierno con dema­sia­do éxi­to. De lo con­tra­rio, fue una ope­ra­ción espe­cial úni­ca. Las tec­no­lo­gías apli­ca­das en ese momen­to y en la actua­li­dad son muy impor­tan­tes y, a veces, se “dis­pa­ran” en for­ma de reuni­fi­ca­ción de Rusia y Cri­mea o pro­tec­ción con­tra la agre­sión de Ose­tia del Sur.

Voy a diva­gar un poco: en 2009 tuve la opor­tu­ni­dad de hablar a un alto nivel en Chi­na; asis­tie­ron a mi pre­sen­ta­ción ase­so­res de los prin­ci­pa­les fun­cio­na­rios de la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na. Recuer­do que me pre­gun­ta­ron: ¿por qué en agos­to de 2008 Rusia actuó como lo hizo? Res­pon­dí que, sí, la inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­se espe­ra­ba algo com­ple­ta­men­te dife­ren­te a noso­tros. Me corri­gie­ron de la audien­cia: no solo lo creían los esta­dou­ni­den­ses, sino tam­bién la inte­li­gen­cia chi­na. Es decir, se espe­ra­ba que “fusio­ná­ra­mos” todo y no inter­fe­ri­ría­mos. Y no solo “inter­vi­ni­mos”, sino que casi lle­ga­mos a Tbi­li­si.

Sin embar­go, en com­pa­ra­ción con 1917, esta es una esca­la menor. Pero hace 101 años está­ba­mos lidian­do con una mara­ña de cons­pi­ra­cio­nes muy serias: la pri­me­ra era una tra­ma del pala­cio (detrás de la cual esta­ban los gran­des duques), la segun­da — una tra­ma masó­ni­ca, la ter­ce­ra — una libe­ral, final­men­te — la trai­ción de los gene­ra­les zaris­tas (Niko­lai Ruzsky, Mik­hail Alek­seev, Lavr Kor­ni­lov y así suce­si­va­men­te). Y de repen­te, pasa algo más de medio año, comien­za la revo­lu­ción de octu­bre y la situa­ción cam­bia drás­ti­ca­men­te. Inclu­so es sor­pren­den­te cómo esto se hizo posi­ble. Pien­so que esto no podría haber ocu­rri­do sin el apo­yo de pode­res supe­rio­res en algu­na medi­da. Sin embar­go, las fuer­zas supe­rio­res son bue­nas, pero sin la pro­fe­sio­na­li­dad de des­ta­ca­men­tos espe­cia­les espe­cí­fi­cos, que en octu­bre de 1917 se apo­de­ra­ron del correo, el telé­gra­fo, las esta­cio­nes y los puen­tes, tam­po­co habría ocu­rri­do nada. Si mucha san­gre hubie­ra comen­za­do a fluir y todo se hubie­ra con­ver­ti­do en serios enfren­ta­mien­tos, el esce­na­rio habría resul­ta­do ser com­ple­ta­men­te dife­ren­te. Pero fun­cio­nó el cálcu­lo per­fec­to, lo que per­mi­tió lograr resul­ta­dos com­ple­tos con pér­di­das míni­mas. El país, al menos, se ha embar­ca­do en un camino de desa­rro­llo más posi­ti­vo que el que han pre­pa­ra­do los maso­nes.

Per­mí­tan­me recor­dar­les que las masas-decem­bris­tas habían pla­nea­do divi­dir a Rusia en 15 par­tes, y sus pla­nes se rea­li­za­ron par­cial­men­te solo en 1991. Este plan aún no se ha can­ce­la­do: los maso­nes ope­ran duran­te lar­gos perío­dos his­tó­ri­cos y con­ti­núan doblan­do su línea. Pero creo que, a dife­ren­cia de ellos, ha sur­gi­do una eli­te patrió­ti­ca esta­tal glo­bal, que no siem­pre ope­ra en modo abier­to. Y Sta­lin fue el pro­yec­to de esta eli­te.

 Cuan­do los bri­tá­ni­cos se die­ron cuen­ta de que pode­ro­sas fuer­zas des­co­no­ci­das juga­ban con­tra ellos en la per­so­na de Lenin, orga­ni­za­ron un aten­ta­do con­tra su vida el 30 de agos­to de 1918”.

 LENINA HA SIDO OFRECIDA EL PAPEL DEL LÍDER, PRIMERA PERSONA. SI NO TIENE ÉXITO, LE LLEVAREMOS, LE DICÓ

- El pri­mer inten­to de derro­car al gobierno pro­vi­sio­nal se reali­zó en julio de 1917. Des­pués de la derro­ta del dis­cur­so bol­che­vi­que, que, por cier­to, ter­mi­nó en un serio derra­ma­mien­to de san­gre (se cree que alre­de­dor de 400 per­so­nas murie­ron en Petro­gra­do), Lenin y otros bol­che­vi­ques pro­mi­nen­tes huyen a Fin­lan­dia. ¿Resul­ta que de julio a octu­bre del 17 Sta­lin per­ma­ne­ce en el hogar en el par­ti­do?

- Sí, pero no olvi­de­mos a Dzerz­hinsky, cuyo papel ya he men­cio­na­do. De hecho, Sta­lin estu­vo a car­go de todo, pero si obser­va­mos su vida ante­rior, enten­de­re­mos que reci­bir correo, telé­gra­fo, etc., no es su per­fil en abso­lu­to. Aquí pue­de leer el papel cla­ve del gene­ral Pota­pov y otros repre­sen­tan­tes de la inte­li­gen­cia mili­tar menos públi­cos ( según los datos ofi­cia­les, el pro­pio gene­ral Pota­pov ofre­ció sus ser­vi­cios a los bol­che­vi­ques mucho antes de octu­bre a tra­vés de su ami­go de la juven­tud, el miem­bro del RSDLP, Mik­hail Kedrov - ed.). Pota­pov, Sta­lin y Dzerz­hinsky deter­mi­na­ron el cur­so de los even­tos prin­ci­pa­les en octu­bre de 1917, pero al mis­mo tiem­po los orga­ni­za­do­res del gol­pe tuvie­ron la sabi­du­ría de no poner a Joseph Vis­sa­rio­no­vich en pri­mer plano. Creo que esta­ba bien. En ese momen­to, las fuer­zas exter­nas aún eran extre­ma­da­men­te fuer­tes, y Lenin debía desem­pe­ñar el papel de una figu­ra de tran­si­ción inter­me­dia.Él la mane­ja per­fec­ta­men­te.

- ¿Lenin tuvo cono­ci­mien­to de su papel, o él, como se dice, usó “en la oscu­ri­dad”?

- Creo que no esta­ba com­ple­ta­men­te dedi­ca­do. La rue­da de even­tos, lan­za­da en el invierno de 1917, pare­cía dar­le la opor­tu­ni­dad de aban­do­nar el jue­go. Regre­só a Rusia des­de Sui­za solo en abril, y des­pués de apro­xi­ma­da­men­te un mes lle­gó Trotsky. Lev Davy­do­vich fue saca­do de Esta­dos Uni­dos por los bri­tá­ni­cos, habién­do­lo reclu­ta­do pre­via­men­te; era para ellos una espe­cie de opción de res­pal­do si Kerensky repen­ti­na­men­te tenía algo mal. En este caso, la Rusia revo­lu­cio­na­ria, según los bri­tá­ni­cos, iba a ser enca­be­za­da por Trotsky. En rela­ción con estas fuer­zas patrió­ti­cas, Lenin fue ele­gi­do como con­tra­pro­yec­to, ya que Sta­lin aún no era un cono­ci­do pole­mis­ta y no era con­si­de­ra­do un líder ideo­ló­gi­co. Vla­di­mir Ilyich era nece­sa­rio como con­tra­pe­so al agen­te MI-6 de Trotsky.

Cuan­do los bri­tá­ni­cos se die­ron cuen­ta de que pode­ro­sas fuer­zas des­co­no­ci­das juga­ban con­tra ellos en la per­so­na de Lenin, orga­ni­za­ron un aten­ta­do con­tra su vida el 30 de agos­to de 1918. Pero inclu­so eso les lle­vó tiem­po. Esta­ban atur­di­dos en octu­bre y no podían enten­der quién era el ver­da­de­ro orga­ni­za­dor de este pro­ce­so. Y lue­go ini­cian varios con­tra­ata­ques: en la pri­ma­ve­ra, comien­za el levan­ta­mien­to del Cuer­po Che­cos­lo­va­co, casi simul­tá­nea­men­te, el “caso de Lock­card” y el dis­pa­ro de Fanny Kaplan. Sta­lin toda­vía esta­ba en las som­bras en ese momen­to, por lo que no lo gol­pea­ron.

- Se sabe que en octu­bre de 1917 una gran par­te de los bol­che­vi­ques enca­be­za­dos por Kame­nev y Zino­viev esta­ban en con­tra del gol­pe, refi­rién­do­se al hecho de que la revo­lu­ción bur­gue­sa toda­vía no se había ago­ta­do y los comu­nis­tas no tenían nada que hacer en el gobierno. Y solo Lenin prác­ti­ca­men­te for­zó a los bol­che­vi­ques a tomar el poder.

- Sí, en este con­tex­to, el papel posi­ti­vo de Lenin es difí­cil de negar. Espe­cial­men­te por­que podía, rela­ti­va­men­te hablan­do, ir a los arbus­tos, y esa opor­tu­ni­dad que tuvo has­ta el últi­mo momen­to. Creo que le ofre­cie­ron el papel del líder, el pri­mer hom­bre. Y en caso de que no tuvie­ran éxi­to … “Lo saca­re­mos de Petro­gra­do”, podrían ase­gu­rar­le. En la noche del 24 de octu­bre, no solo la Auro­ra esta­ba esta­cio­na­da en los terra­ple­nes de Petro­gra­do, que esta­ban en el Puen­te Nicho­las, tam­bién había bar­cos de la Flo­ta Bál­ti­ca: dos mine­ros Amur y Kho­per, el yate Zar­nit­sa, el bar­co de entre­na­mien­to Verny y el aco­ra­za­do “Ama­ne­cer de la liber­tad”, a bor­do de unos 3 mil mari­ne­ros. Estas fue­ron las vías de esca­pe en caso de fallo. En el caso de la suer­te, “te con­vier­tes en el jefe del gobierno sovié­ti­co”. De una for­ma o de otra podría decir­se Lenin. Y Vla­di­mir Ilyich tomó una deci­sión polí­ti­ca deci­di­da de tomar este ries­go jun­to con Sta­lin. Esto tam­bién mere­ce res­pe­to.

- Si se adhie­re a su ver­sión, ¿cómo logró el mayor gene­ral Pota­pov esta­ble­cer con­tac­to con Sta­lin? ¿Solo debi­do al hecho de que el futu­ro líder de los pue­blos, tal vez, fue el hijo de Prz­he­valsky? ¿O tenía José Vis­sa­rio­no­vich expe­rien­cia en la poli­cía secre­ta zaris­ta, como los his­to­ria­do­res libe­ra­les han escri­to repe­ti­da­men­te sobre esto?

- En pri­mer lugar, vea­mos la iden­ti­dad de Niko­lai Pota­pov. Este es un bri­llan­te ofi­cial de inte­li­gen­cia que fue un ofi­cial de inte­li­gen­cia mili­tar en Corea duran­te la gue­rra ruso-japo­ne­sa. Era un agen­te mili­tar asis­ten­te en Vie­na, lue­go resi­den­te en Mon­te­ne­gro y, de hecho, asis­tió a dos tea­tros de ope­ra­cio­nes mili­ta­res, en Asia y en Euro­pa y los Bal­ca­nes. Creo que en cier­to momen­to hubo per­so­nas (tal vez, el Maris­cal de cam­po gene­ral, el con­de Dmitry Mil­yu­tin o alguien más), que lle­va­ron a Pota­pov a Sta­lin. Supon­go que esto suce­dió en el terri­to­rio de Abja­sia, y no fue por nada que la que­ri­da resi­den­cia de verano de Sta­lin estu­vo allí des­pués.

- ¿Y cuán­do podría pasar esto?

- Creo que en el ran­go de 1910–1917, espe­cial­men­te des­de el comien­zo de la gue­rra de 1914. Cuan­do los bri­tá­ni­cos logra­ron atraer al impe­rio ruso a un con­flic­to impe­ria­lis­ta glo­bal, que­dó cla­ro que los even­tos comen­za­ban a desa­rro­llar­se en una direc­ción de cri­sis, inclu­so en el fren­te polí­ti­co interno. Pro­ba­ble­men­te, fue duran­te este perío­do que el esce­na­rio de res­pal­do comen­zó a resol­ver­se acti­va­men­te en caso de la caí­da del impe­rio. Por todo, todo se man­tu­vo menos de tres años.

- ¿Y quién de los gene­ra­les reales, excep­to Pota­pov, podría entrar en la cons­pi­ra­ción patrió­ti­ca de 1917?Usted men­cio­nó a Igna­tieff, pero este es un nivel muy alto. Quien mas

- Lla­man a los gene­ra­les Ale­xan­der Verk­hovsky (el Minis­tro de Gue­rra del Gobierno Pro­vi­sio­nal, el Ejér­ci­to Rojo Kom­brig, fusi­la­do en 1938 — nota del edi­tor ), Mik­hail Bonch-Bru­ye­vich (el futu­ro coman­dan­te de la divi­sión sovié­ti­ca, murió en 1956 — nota del edi­tor ), Ale­xey Mani­kovsky ( fue arres­ta­do en el Pala­cio de Invierno, jun­to con los minis­tros del Gobierno Pro­vi­sio­nal, pero casi libe­ra­do de inme­dia­to, se con­vir­tió en el jefe del depar­ta­men­to cen­tral de sumi­nis­tros del Ejér­ci­to Rojo y en la aca­de­mia del ejér­ci­to, murió en 1920 ( nota del edi­tor ), Vla­di­mir Che­re­mi­sov ( emi­gró, murió en Fran­cia des­pués de 1937 ) aprox. uds.) y así suce­si­va­men­te. No olvi­de­mos que la mayo­ría tenía dos her­ma­nos Pota­pov.

O recuer­de a Kons­tan­tin Glo­ba­chev, jefe del depar­ta­men­to de segu­ri­dad de Petro­gra­do. En enero de 1917, se diri­gió al minis­tro real del Inte­rior, Ale­xan­der Pro­to­po­pov, con un infor­me secre­to y la deman­da de la deten­ción de prác­ti­ca­men­te todos los futu­ros miem­bros del Gobierno pro­vi­sio­nal. “El momen­to polí­ti­co se ase­me­ja a la vís­pe­ra de 1905”, afir­ma Glo­ba­chev. ¿Qué indi­ca esto? El hecho de que la con­tra­in­te­li­gen­cia tenía una ima­gen com­ple­ta de lo que esta­ba suce­dien­do. Des­pués de todo, ¿cuál es el car­go del jefe del Depar­ta­men­to de Segu­ri­dad? En tér­mi­nos moder­nos, este es el jefe de con­tra­in­te­li­gen­cia. ¡Este es un hom­bre en cuyas manos, inclu­so un mes antes de la Revo­lu­ción de febre­ro, esta­ban todos los hilos y todos los nom­bres de los cons­pi­ra­do­res! Pero ellos no lo escu­cha­ron.Y lue­go hay un gol­pe de esta­do. ¿Cómo debe actuar Glo­ba­chev des­pués de eso? Creo que, como ofi­cial patrió­ti­co, bien podría ayu­dar en la lucha con­tra los maso­nes, pero lo más pro­ba­ble es que se le impi­die­ra el encar­ce­la­mien­to en las “Cru­ces” (el jefe de la poli­cía secre­ta de San Peters­bur­go fue libe­ra­do poco antes de los even­tos de octu­bre, ed.).Estan­do en el exi­lio, Glo­ba­chev publi­có un libro, La ver­dad sobre la revo­lu­ción rusa, don­de men­cio­nó que esta­ba lis­to para arres­tar a Kerensky en 1915, pero tam­po­co se le per­mi­tió hacer­lo.

Es decir, en Rusia, poco antes de la revo­lu­ción, se for­mó un cam­po patrió­ti­co, un cier­to círcu­lo de esta­tis­tas, que a veces actua­ban en con­cier­to y otras no. Pero dio su efec­to sinér­gi­co, lo que lle­vó a octu­bre.

 LA FAMOSA OPERACIÓN DEL POTAPOVCONFIANZACOMPRÓ EL MOVIMIENTO BLANCO DE MASONA

Pero los gene­ra­les, inclu­so si con­ci­bie­ron un gol­pe de esta­do en el oto­ño de 1917, difí­cil­men­te podrían tomar el poder en sus pro­pias manos”. Recor­de­mos cuál fue enton­ces la acti­tud de la abru­ma­do­ra mayo­ría de la socie­dad hacia los prin­ci­pa­les gene­ra­les. ¿Y lue­go deci­die­ron trans­fe­rir el poder a los bol­che­vi­ques?

- Vinie­ron de la reali­dad exis­ten­te. No por el hecho de que nece­si­tan crear, rela­ti­va­men­te hablan­do, el par­ti­do “Gran Rusia” y entre­gar­le solem­ne­men­te las rien­das del gobierno. Sim­ple­men­te no había tiem­po para eso. La inte­li­gen­cia enten­dió cla­ra­men­te los pla­nes exter­nos de nues­tros opo­nen­tes y los algo­rit­mos de sus accio­nes. Se supo­nía que el dis­pa­ro era uno e inme­dia­ta­men­te entre los diez pri­me­ros, no había otras opcio­nes. La úni­ca fuer­za inde­pen­dien­te en Rusia siguió sien­do los bol­che­vi­ques y su II Con­gre­so de los Soviets, que podría ser trans­fe­ri­do al poder con su pos­te­rior legi­ti­ma­ción. Las cons­truc­cio­nes ideo­ló­gi­cas de los bol­che­vi­ques y sus con­sig­nas polí­ti­cas no preo­cu­pa­ron un poco a los lucha­do­res con­tra los maso­nes. Era la úni­ca mane­ra de sal­var al país del caos y el colap­so.

- ¿Y los cons­pi­ra­do­res no iban a ter­mi­nar con los bol­che­vi­ques, tan pron­to como desem­pe­ñen su papel?

- Recor­de­mos que a prin­ci­pios de 1917, el RSDLP tenía solo 24,000 miem­bros. Un par­ti­do de social revo­lu­cio­na­rios era, diga­mos, un millón de per­so­nas. En reali­dad, fue­ron los gene­ra­les los que hicie­ron de los bol­che­vi­ques a los bol­che­vi­ques, es decir, el ver­da­de­ro par­ti­do de la mayo­ría. Les die­ron un impul­so orga­ni­za­ti­vo y ayu­da­ron a trans­for­mar­se de una orga­ni­za­ción enana en una fuer­za guía prin­ci­pal. En el cur­so de otros even­tos, una par­te de los gene­ra­les se inte­gró en las estruc­tu­ras esta­ta­les sovié­ti­cas, y una par­te emi­gró. No olvi­de que des­pués de octu­bre la lucha no había ter­mi­na­do, toda­vía exis­tía un con­flic­to con Trotsky, que sim­bo­li­za­ba un pro­yec­to com­ple­ta­men­te dife­ren­te. Las ideas del “Escua­drón Sagra­do” esta­ban cer­ca­nas al enfo­que monar­ca-orto­do­xo, y no pudie­ron sino entrar en con­tra­dic­ción ideo­ló­gi­ca con el prin­ci­pio del inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio. Pero esto ya era secun­da­rio: la pri­me­ra tarea era sal­var al país del colap­so, lo que, en prin­ci­pio, era posi­ble.

El des­tino pos­te­rior de los gene­ra­les es cono­ci­do. Ale­xei Igna­tiev sir­vió en la URSS has­ta 1947, des­pués de lo cual vivió en un reti­ro bien mere­ci­do duran­te más de 7 años. Niko­lai Pota­pov se reti­ró en 1938 con el ran­go de coman­dan­te de bri­ga­da, murió en 1946. Es decir, estas per­so­nas están más o menos inte­gra­das: alguien está abier­to, y alguien está en la estruc­tu­ra de estruc­tu­ras cerra­das que van per­so­nal­men­te a Sta­lin. Otros no pudie­ron inte­grar­se: el mis­mo Glo­ba­chev se exi­lió, pero no se con­vir­tió en un opo­nen­te del poder sovié­ti­co. Pero todos cum­plie­ron con su tarea: el esta­do se sal­vó de la desin­te­gra­ción com­ple­ta y se reunió bajo un solo coman­do en la for­ma de la Unión Sovié­ti­ca.

Por cier­to, no olvi­de­mos que fue Pota­pov quien reali­zó de mane­ra bri­llan­te la famo­sa ope­ra­ción “Con­fian­za”. Creo que esta fue, de hecho, una ope­ra­ción con­jun­ta de Pota­pov y Sta­lin, aun­que nadie can­ce­ló la par­ti­ci­pa­ción de Artur Artu­zov ( uno de los fun­da­do­res de la inte­li­gen­cia sovié­ti­ca y la con­tra­in­te­li­gen­cia - ed.) . Así, el movi­mien­to blan­co masó­ni­co se detu­vo, al menos en las líneas exte­rio­res. Creo que los enfo­ques de la inte­li­gen­cia extran­je­ra rusa y su tra­ba­jo de 1905-10 han juga­do su papel aquí. Sobre todo por­que la are­na prin­ci­pal de la ope­ra­ción era París.

- Lue­go, en la URSS, logra­ron reti­rar no solo a Syd­ney Reilly o Vasily Shul­gin, sino tam­bién a Boris Savin­kov (duran­te la Ope­ra­ción Sin­di­ca­to-2).

- Sí, Savin­kov fue atraí­do a la Unión Sovié­ti­ca como el líder más acti­vo de la emi­gra­ción blan­ca, que fue ence­rra­da por muchas corrien­tes y fuer­zas anti­es­ta­ta­les. En prin­ci­pio, Boris Savin­kov pue­de con­si­de­rar­se el pro­yec­to núme­ro 2 des­pués de Trotsky, con la dife­ren­cia de que Lev Davy­do­vich reali­zó sus acti­vi­da­des en el inte­rior, y Boris Vik­to­ro­vich, des­de el exte­rior. Por lo tan­to, estas ope­ra­cio­nes, “Trust” y “Syn­di­ca­te”, no tie­nen análo­gos. Es poco pro­ba­ble que pue­dan desa­rro­llar nue­vos miem­bros entre los ofi­cia­les de segu­ri­dad sovié­ti­cos. Aquí se sien­te la mano expe­ri­men­ta­da de Pota­pov.

- En su opi­nión, ¿se sui­ci­dó Savin­kov lan­zán­do­se por la ven­ta­na o fue eli­mi­na­do? Leí que en los últi­mos minu­tos un che­kis­ta con un nom­bre diver­ti­do, Syroezh­kin, col­ga­ba de los pies de Savin­kov (un caba­lle­ro de la Orden de la Ban­de­ra Roja reci­bió un dis­pa­ro en 1940 — ed.), Pero no pudo rete­ner­lo, y se des­plo­mó en el patio.

- Es difí­cil decir­lo aquí. Ambos son posi­bles. Com­pren­der que has sido enga­ña­do y repe­ti­do es un estrés psi­co­ló­gi­co gra­ve. Savin­kov era una per­so­na­li­dad fuer­te, un terro­ris­ta expe­ri­men­ta­do y un orga­ni­za­dor hábil, pero per­dió con­cep­tual­men­te, y este es al menos un moti­vo psi­co­ló­gi­co para el sui­ci­dio.

- Pero aho­ra Jacob Slas­chov encon­tró la fuer­za para regre­sar a la Rusia sovié­ti­ca e inclu­so ense­ñó para el coman­do rojo.

- Sí, y reci­bió un dis­pa­ro en 1929 por un cade­te de la Escue­la de Infan­te­ría de Mos­cú Lazar Kolen­berg. Pero creo que la muer­te de Jacob Slash­chev tam­bién fue un momen­to de lucha entre dos gran­des pro­yec­tos, que men­cio­né ante­rior­men­te. Esto es muy simi­lar a la ope­ra­ción trots­kis­ta. Slash­chev-Krymsky fue un talen­to­so mili­tar que se dio cuen­ta de que el pro­yec­to rojo esta­li­nis­ta esta­ba tra­ba­jan­do en bene­fi­cio de la Patria. Regre­só a la URSS y entre­nó al per­so­nal de man­do de mane­ra bas­tan­te pro­fe­sio­nal, lo cual fue muy impor­tan­te en la pre­pa­ra­ción para una futu­ra gue­rra. Tene­mos una per­so­na que cono­ce las suti­le­zas de los asun­tos mili­ta­res y tie­ne expe­rien­cia euro­pea, fue bene­fi­cio­sa para el lide­raz­go sovié­ti­co. Los que dis­pa­ra­ron a Slas­chov pro­ba­ble­men­te toda­vía tie­nen que resol­ver­lo, pero el hecho de que la orden de matar pro­ven­ga de los trots­kis­tas es casi obvio para mí.

 Si la lucha con­tra Trotsky no hubie­ra dura­do toda una déca­da, habría­mos esta­do mucho más pre­pa­ra­dos para la Gran Gue­rra Patria”.

STALIN ESCRITO EN LAS CARTAS DE LA MADRE: “¡VIVAN 10 MIL AÑOS, QUERIDOS MAMÁ!”

- Muchos de los gene­ra­les que men­cio­nas como cons­pi­ra­do­res par­ti­ci­pa­ron en la crea­ción del Ejér­ci­to Rojo.

- Sí, de hecho, crea­ron el Ejér­ci­to Rojo, fir­ma­ron la Paz de Brest ( que fue pro­pues­ta por el Gene­ral Verk­hovsky a los miem­bros del Gobierno Pro­vi­sio­nal el 18 de octu­bre de 1917 — ed. ). Tras el tris­te recuer­do de la “Orden Nº 1”, emi­ti­da por los maso­nes y afir­man­do la elec­ción de los pues­tos de man­do en las Fuer­zas Arma­das, el ejér­ci­to ruso fue des­trui­do, las trin­che­ras esta­ban vacías y los deser­to­res se dis­per­sa­ron por todo el país. En esen­cia, el ejér­ci­to dejó de exis­tir y Rusia fue ame­na­za­da por la inter­ven­ción exter­na. Por lo tan­to, se creó un nue­vo Ejér­ci­to Rojo, cuya cons­ti­tu­ción, por cier­to, fue desa­rro­lla­da por el Gene­ral Dmitry Parsky ( murió de tifus en 1921 — nota del edi­tor ). En 1905, fue asig­na­do a la sede prin­ci­pal y pre­pa­ró una nota a Nico­lás II sobre la nece­si­dad de refor­mas del ejér­ci­to, cam­bian­do la car­ta. Por cier­to, leí per­so­nal­men­te la reso­lu­ción del empe­ra­dor en un memo­rán­dum de Parsky: “Es muy alfa­be­ti­za­do. Déja­lo ir como coman­dan­te de regi­mien­to a Sibe­ria “. Se fue, pero la gue­rra comen­zó, Dmitry Pavlo­vich avan­zó, se con­vir­tió en coman­dan­te de los cuer­pos, lue­go del ejér­ci­to. Bonch-Bru­ye­vich dejó sus memo­rias sobre una con­ver­sa­ción con Parsky des­pués de la revo­lu­ción: el libro se publi­có en 1963 y nun­ca lo vol­ví a ver. Dmitry Pavlo­vich dijo que no esta­ba detrás de los bol­che­vi­ques inter­na­cio­na­lis­tas. “¿Pero eres de Rusia?”, Le pre­gun­tó Bonch-Bru­ye­vich. Él res­pon­dió: “Yo soy para Rusia. ¿Y qué debo hacer? “Bonch-Brue­vich:” Debe­mos dete­ner a los ale­ma­nes “. Y Parsky, sobre la base de las pro­pues­tas que envió al rey, pre­pa­ró una car­ta para el Ejér­ci­to Rojo. Sus ideas tam­bién se con­vir­tie­ron en la base de muchas regu­la­cio­nes del ejér­ci­to.

- ¿Se lle­vó a cabo la lucha con­tra el pro­yec­to de Trotsky has­ta la sali­da de Lev Davy­do­vich de la URSS? De hecho, en 1924, Trotsky fue con­si­de­ra­do uno de los suce­so­res más pro­ba­bles de Lenin. Recor­de­mos la “Car­ta al Con­gre­so” leni­nis­ta …

- Sí, casi has­ta 1929, antes de la expul­sión de Trotsky. Inclu­yó la muer­te de Mik­hail Frun­ze en 1925, que apo­yó a Sta­lin, y mucho más. Los bri­tá­ni­cos inten­ta­ron defen­der este pro­yec­to y lle­var al líder de la “revo­lu­ción per­ma­nen­te” al lide­raz­go de la pri­me­ra per­so­na; de ahí el inten­to de Lenin, cuan­do Trotsky se con­vir­tió en pre­si­den­te del Con­se­jo Mili­tar Revo­lu­cio­na­rio, pero Vla­di­mir Ilyich sobre­vi­vió. Fue solo en 1927 que Trotsky-Brons­tein fue final­men­te expul­sa­do del cam­po polí­ti­co sovié­ti­co. Esa es una dura lucha polí­ti­ca inter­na con él que duró unos 10 años. Creo que la muer­te de Dzerz­hinsky en 1926, un hom­bre que siem­pre ha apo­ya­do a Sta­lin des­de 1917, pue­de ver­se en el mis­mo con­tex­to. Pero Felix Edmun­do­vich y su Che­ka han logra­do jugar un papel impor­tan­te en la derro­ta de la “cons­pi­ra­ción de los emba­ja­do­res”, etc.

Si la lucha con­tra Trotsky no se hubie­ra demo­ra­do duran­te toda una déca­da, habría­mos esta­do mucho más pre­pa­ra­dos para la Gran Gue­rra Patrió­ti­ca. Sin embar­go, la indus­tria­li­za­ción de Sta­lin comen­zó solo en 1930, cuan­do final­men­te ter­mi­nó la con­fron­ta­ción de Joseph Vis­sa­rio­no­vich con su adver­sa­rio más peli­gro­so. Los bri­tá­ni­cos en ese momen­to comen­za­ron a pre­pa­rar a Adol­fo Hitler, quien debe­ría haber sido lle­va­do al poder y lue­go enviar a Ale­ma­nia con­tra la URSS, para enve­ne­nar­nos. Pero Trotsky y todo su gru­po inten­ta­ron en todos los sen­ti­dos fre­nar el desa­rro­llo tan­to del Ejér­ci­to Rojo como de la indus­tria sovié­ti­ca.

- Pro­ba­ble­men­te el úni­co y más impor­tan­te tes­ti­go del secre­to del naci­mien­to de Sta­lin fue su madre, Eka­te­ri­na Gelad­ze. Cuan­do Joseph Vis­sa­rio­no­vich se reunió con ella en 1935 y le dijo que aho­ra era “como un rey”, ella le res­pon­dió: “Será mejor que te con­vier­tas en sacer­do­te”.

- Esta fra­se de la madre, que real­men­te se hizo muy cono­ci­da, carac­te­ri­za a Sta­lin como un líder espi­ri­tual. Un sacer­do­te es sinó­ni­mo de una per­so­na espi­ri­tual, un pas­tor. Solo una per­so­na así podría, en las con­di­cio­nes más difí­ci­les, sacar al país del abis­mo don­de fue empu­ja­da en febre­ro de 1917. Sobre Nico­lás II usual­men­te escri­ben muchas cosas nega­ti­vas, pero no olvi­de­mos que con él la pobla­ción del país aumen­tó en 60 millo­nes, la indus­tria cre­ció, que repre­sen­tó el 4 por cien­to de la pro­duc­ción mun­dial, y los cam­pos petro­le­ros repre­sen­ta­ron la mitad de la pro­duc­ción mun­dial. Es decir, no todo fue malo. Pero lite­ral­men­te, 15 años des­pués de la revo­lu­ción, la indus­tria sovié­ti­ca podría jac­tar­se de has­ta el 10 por cien­to de la pro­duc­ción mun­dial: el aumen­to fue de casi 2.5 veces. De 1931 a 41, el PIB se tri­pli­có. Hoy en día, inclu­so los chi­nos no pue­den lograr resul­ta­dos simi­la­res. El país ganó la Gran Gue­rra Patria e hizo una cami­na­ta espa­cial.

Por cier­to, cuan­do tra­ba­jé como secre­ta­rio de pren­sa para Ros­cos­mos, me dije­ron vete­ra­nos loca­les que toda­vía recuer­dan a la Rei­na (que ya no están con vida), al igual que el misil Fau (el pri­mer misil balís­ti­co del mun­do adop­ta­do por la Wehr­macht al final de la gue­rra. — Ed. ) De deta­lles sovié­ti­cos. Por orden de Sta­lin lo hizo en tan solo un año!¡La sus­ti­tu­ción de impor­ta­cio­nes sovié­ti­cas se lle­vó a cabo a un rit­mo real­men­te ace­le­ra­do! Tal era el poder tec­no­ló­gi­co de la indus­tria sovié­ti­ca. Y lue­go hici­mos nues­tro pro­pio misil balís­ti­co. Has­ta aho­ra, Rusia vive a cos­ta de la reser­va esta­li­nis­ta, hecha en esos años. En cuan­to a la madre, Sta­lin le escri­bió en car­tas: “¡Vive 10 mil años, que­ri­da madre!”