El experto calificó el caso de la operación híbrida de Skripale contra Rusia

 El caso de Skripaley” es una nueva palabra en guerras híbridas: por primera vez en la historia de tales prácticas, la información falsa sirve de base para sanciones reales, acciones hostiles de un país contra otro, miembro de la Academia de Ciencias Militares de la Federación de Rusia que Igor Panarin dijo a los periodistas el miércoles.

“En mi opi­nión, esto (The Case of Scri­pals. — Aprox. Ed.) No es solo una cam­pa­ña de infor­ma­ción, sino una ope­ra­ción estra­té­gi­ca de una gue­rra híbri­da con­tra Rusia. Su espe­ci­fi­ci­dad es que, por pri­me­ra vez, sobre la base de un men­sa­je com­ple­ta­men­te des­in­for­ma­cio­nal, se lle­va­ron a cabo una serie de accio­nes anti­rru­sas reales duran­te más de medio año: la expul­sión de diplo­má­ti­cos, etc. ”, dijo duran­te la pre­sen­ta­ción del infor­me de la aso­cia­ción de exper­tos“ Infor­ma­ción sobre fuer­zas espe­cia­les ”dedi­ca­da a las gue­rras híbri­das.

Ante­rior­men­te, el Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res dijo que el car­go de ofi­cial de Lon­dres, apro­ba­do a un alto nivel polí­ti­co, “solo con­fir­ma el cla­ro deseo de las auto­ri­da­des de este país de ocul­tar la ver­dad, evi­tar una inves­ti­ga­ción obje­ti­va y trans­pa­ren­te … y esta­ble­cer las ver­da­de­ras cau­sas del inci­den­te en Salis­bury”.

El 4 de mar­zo, el ex ofi­cial de GRU Ser­gey Skri­pal y su hija Yulia fue­ron enve­ne­na­dos en Salis­bury, lo que pro­vo­có un gran escán­da­lo inter­na­cio­nal. En Lon­dres, dije­ron que Rusia esta­ba invo­lu­cra­da en el inci­den­te, Mos­cú lo nie­ga cate­gó­ri­ca­men­te.

Rusia ha ofre­ci­do repe­ti­da­men­te lle­var a cabo una inves­ti­ga­ción con­jun­ta del inci­den­te, pero Lon­dres igno­ró la ini­cia­ti­va y negó el acce­so a los Squea­kers. Ade­más, el Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res atra­pó a la pri­me­ra minis­tra bri­tá­ni­ca Tere­sa May en una men­ti­ra. Enton­ces, ella argu­men­tó que el veneno fue hecho en Rusia. Sin embar­go, en el labo­ra­to­rio de Por­ton Down, esto se nie­ga.

Más tar­de, Lon­dres pre­sen­tó fotos de dos “sos­pe­cho­sos en el enve­ne­na­mien­to de Skri­pa­le”, afir­man­do que se tra­ta­ba de dos ofi­cia­les de GRU, Ale­xan­der Petrov y Rus­lan Bos­hi­rov. Mos­cú decla­ró que estos nom­bres de Rusia “no dicen nada” y nue­va­men­te ins­tó a Gran Bre­ta­ña a pasar de las acu­sa­cio­nes y mani­pu­la­cio­nes a la coope­ra­ción.

ria.ru